miniaturaMesa de trabajo 1 copia

Conoce los 5 “enemigos” potenciales que no dejan que tu emprendimiento llegue a la cima

Todo emprendedor en determinado momento entra en un proceso de mejora en pro del crecimiento de su marca, y nosotros como equipo hemos tenido la oportunidad de apoyar a diferentes emprendedores, de lo cual hemos podido definir ciertos patrones, sentimientos y situaciones comunes que nosotros también hemos tenido que superar.

Y aunque RAW empezó como un proyecto alterno para poner en práctica nuestras carreras, hoy en día es una gran motivación poder ayudar a personas con sus sueños y proyectos, y es esto último es lo que motivó este post. 

Por eso hoy te queremos compartir cuáles son para nosotros los 5 enemigos de muchos emprendimientos, los cuales suelen impedir su crecimiento. 

1. la ansiedad 

Creer que el ser multitarea es la solución para que tu marca tenga un crecimiento acelerado. Aunque no lo creas es uno de los enemigos más mortales que existe para un emprendedor.

Esta creencia se suele ver reflejada en muchas conversaciones donde se escucha “tengo muchas cosas que hacer y poco tiempo” o “desearía que el día tuviera 30 horas”, si tu lo has dicho, seguro ha sido porque has pensando en aquellos pendientes los cuales no has atendido, y tal vez pienses que desaparecerán una vez lo hagas todo. 

Esto lo dices porque aún no eres consciente de que esas “cosas por hacer” siempre te acompañarán a la hora de emprender, pues siempre tendrás algo para hacer: hoy puede ser crear un nuevo sitio web, al día siguiente será crear contenido para redes sociales y así sucesivamente; porque si realmente quieres avanzar en tu emprendimiento ese es el camino. 

La única solución a esa ansiedad, es aprender a convivir con esas tareas pendientes y sobre todo quítarle esa carga negativa, para empezar a evaluar mejor dichas “cosas por hacer”; entendiendo que ellas hacen parte del proceso constante de avanzar.

Tu tarea va a ser sacar todos esos pendientes de tu cabeza, pues es allí donde se hacen más grandes de lo que son, es mejor escribirlos en papel, hacer una lista; tu misión diaria será la de ir resolviendo uno por uno esos pendientes, para así no continuar cayendo en viejas costumbres, en las que te convencías que haciendo varias cosas al mismo tiempo, estás haciendo más.

Un ejemplo claro, es cuando te propones realizar una búsqueda de posibles alianzas para tu negocio, pero al mismo tiempo quieres comenzar a mirar referencias para mejorar tu contenido en redes sociales y a su vez quieres redactar los nuevos textos para tu sitio web; sabemos que estas tareas requieren tiempo y dedicación, pero en realidad haciendo un mejor manejo de la ansiedad de querer hacer todo al mismo tiempo, te ahorrarías más tiempo del que imaginas.

Tu puedes comenzar buscando aquellos aliados que van a hacer más visible tu negocio, pero con que habrás alguna red social para buscar referentes para tus próximas publicaciones, lo más seguro es que resultes distraído, en algún perfil o publicación que nada tiene que ver con lo que entraste a buscar en un principio y cuando te des cuenta, se te habrá  pasado el tiempo y aún no haz comenzado ni siquiera aquellos textos que mejorarán tu sitio web y ni hablar de la búsqueda de aliados; al final terminarás frustrado y con la sensación de no terminar nunca con esos pendientes que comenzarán a acumularsen.

Por tal razón la clave para ser más productivo y bajar un poco tus niveles de ansiedad, es enfrentar y resolver esos pendientes uno por uno, lo más seguro es que al principio costará dejar a un lado las distracciones, sobretodo dejar de revisar el celular, pero solo tendrás que hacerlo por una o dos horas exclusivamente para realizar dichas tareas. 

2. falta de foco 

Si partimos del hecho de que “poner foco” hace referencia a elegir, y que elegir significa sí o sí dejar de lado cosas y que eso puede reflejarse en miedo a elegir o perderse de algo bueno a consecuencia de dicha elección, te decimos – ¡ten tranquilidad! – para un emprendedor no es tarea fácil, pero sí es la opción más acertada a la hora de avanzar y hacer crecer tu negocio.

En muchas ocasiones, los emprendedores con los que hemos tenido oportunidad de trabajar, al pedirles una descripción o  explicación de su negocio, usan frases como estas “soy una tienda para los que tengan estilo y quieran verse bien” , “somos un equipo que se dedica a hacer publicidad”.

Estas frases si las analizas bien, carecen de foco, pues en realidad resultan haciendo un poquito de todo, para todos y en pocas palabras ese todo es igual a lo que hace el resto. 

El primer paso que tú como emprendedor debes dar, es elegir el nicho de mercado al cual te vas a dirigir, sabemos que sin lugar a duda es un paso que lleva trabajo y sacrificio, para nosotros es un proceso que tratamos de evaluar constantemente, con el fin de continuar enfocados. 

Pues si eres “una tienda de ropa para las personas con estilo que quieren verse bien” pregúntate ¿cuál es tu cliente ideal, donde lo vas a buscar? ¿De qué les vas a hablar? Pues en principio esta tienda le puede estar vendiendo a cualquier persona, ahora pregúntate ¿ cuál va a ser tu diferencial frente a otra tienda de ropa?

¿Cómo lograr foco ?

Lo ideal es ofrecer y dirigir tu emprendimiento a un nicho de mercado más concreto, abarcando un mercado más específico, en donde podrás fácilmente sobresalir y atraer. 

Sin dudarlo es muy diferente vender ropa para personas con estilo y que quieran verse bien, que ser una tienda de ropa funcional para hombres y mujeres que son padres de bebés – por poner un ejemple – ¿crees que estas personas se sentirán atraídas por una tienda de ropa cualquiera, si lo que buscan es ropa funcional para su nuevo rol de padres ? 

 Es por esto la importancia de que tu emprendimiento se focalice, manteniendo una communication cercana al nicho y dejándole de hablar a todos.

3. La constante duda 

Es sin querer, la falta de confianza la que te hace dudar de cada plan o estrategia que tienes para tu marca, para nosotros en RAW  al principio nos invadía la duda frente a nuestro actuar o cualquier estrategia o idea que teníamos y que no gustaba. 

Entonces era cuando en la realización de algún diseño o trabajo que no gustaba, sin pensar en que hacía parte del proceso, enseguida empezábamos a dudar de nuestro trabajo, fue gracias a la frustración y la práctica que entendimos que esto de dudar constantemente es algo agotador y poco productivo.

Ahora bien, nuestro consejo es que, no permitas que la duda ponga freno a tu emprendimiento, lo ideal es poner plazos de tiempo a la hora de determinar si un plan o estrategia planteado funciona o no; pues si focalizas toda tu energía en ejecutar de principio a fin el plan que has pensado, para después evaluar, podrás llegar a ser más productivo y por ende más asertivo en tus decisiones.

En resumen para eliminar la duda de tu emprendimiento es importante seguir la siguiente fórmula: 

Ejecución de estrategia + Análisis o evaluación + Conclusión y ajuste

Esto te permitirá adquirir más confianza y seguridad, dejando a un lado las dudas de una vez por todas.

4. poca planificación 

Trabajando con varios emprendedores nos hemos dado cuenta, que muchos se mentalizan en hacer, hacer y hacer, pero sin detenerse a pensar y planificar, esto lo hacen bajo el concepto de que si se planea se pierde mucho tiempo. 

Pero debes saber que es poco estratégico ir sin rumbo, es como quien se sube a un taxi y no sabe para dónde va y mucho menos que ruta tomar; esto de ir a la deriva es agotador y poco funcional para ti y tu negocio. 

Planificar es en resumen,  tomarse el tiempo para determinar sin el apuro del día a día, qué es lo que quieres conseguir y qué vas a hacer para eso. Una vez tengas esto claro, podrás ejecutar cualquier plan o estrategia, convirtiéndose en tu guía para avanzar, destinando recursos y finalmente invirtiendo el tiempo necesario para definir lo que es realmente necesario para tu emprendimiento.

Esta revisión o pausa es aconsejable que la realices una vez al año, en especial a mediados de octubre o noviembre, esto para que evalúes lo que conseguiste y dejes claro cuál o cuáles serán los objetivos que definirán el plan o la estrategia que vas a seguir para el año siguiente. 

Anticiparse te ayudará a determinar objetivos claros, basados en tiempo y acciones para conseguir lo que quieres en tu negocio. 

5. El miedo a que te vean 

Bajo el concepto de la siguiente frase se basa este último enemigo “si me muestro realmente como soy, no se verá profesional”, es normal que te ocurra y te decimos esto, porque nosotros también pasamos por esto, pero ten por seguro que el mostrarte de manera honesta y tal cual como es tu realidad puede llegar a ser una de tus ventajas más fuertes.

El humanizar tu negocio, hará que los demás lo sientan más real y cercano, verás que la clave es conectar con el otro, de humano a humano, compartiendo aquello que tu sabes y que de seguro alguien necesita, dándole personalidad a tu negocio y mostrándote. 

Al vencer el miedo a mostrarte, lograrás que tu emprendimiento pueda conectar y crear vínculos con tus posibles usuarios o clientes. 

Así que piensa que cada uno de estos cinco “enemigos” que te acabamos de describir son creaciones nuestras, que el emprender es un proceso de aprendizaje constante, en donde es determinante el tiempo para enfocar, planificar, evaluar y reajustar, repitiendo aquello que te funcione y desechar sin remordimientos lo que no. 

Esperamos que este post te ayude a visibilizar y tomar conciencia de aquellas acciones que de algún modo pueden estar frenando tu emprendimiento. ¿Has encontrado algún otro enemigo para tu emprendimiento? cuéntanos un poco tu experiencia!.

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *